viernes, 2 de septiembre de 2011

En el ojo del huracán


Vista aérea de un huracán
Para todas las personas que viven en el Caribe este es un cuento viejo, sin embargo, para las personas que viven en otros lugares del mundo, este es un "cuento nuevo" que habitualmente se ve en CNN y que no causa mucha tensión, más que la de apagar el televisor si lo que se ve trajo mucha congoja. La gente que no pasa año a año por las temporadas de huracanes, realmente no tiene conciencia de cómo se forman, de dónde vienen y los destrozos que pueden ocurrir ante el paso de un huracán. Con esos destrozos vienen los destrozos morales, personas que lo pierden todo y hasta algunas que pierden su vida.
En los países que se encuentran sobre la costa del Océano Atlántico se le conoce como huracán o ciclón, para los países que están en la costa del Océano Pacífico se llama Tifón. No importa de la manera en que lo llamen el fenómeno es el mismo y destruye todo lo que encuentra a su paso dependiendo de su intensidad que va desde una leve Vaguada, Onda, Depresión Tropical, Tormenta Tropical hasta Huracán desde la Categoría I hasta la Categoría V, siendo esta última categoría, una catastrófica.

Posible trayectoria de un huracán.
En estos días tenemos la ventaja de que se puede monitorear el fenómeno desde que se forma y estamos informados si viene de camino, a qué distancia se encuentra y los posibles rumbos que puede llegar a tomar de acuerdo a las altas presiones, otras tormentas que haya en su camino que a veces contribuyen a hacerlo peor y otras veces le cambian el rumbo. Hay radares y aviones que metiéndose en el ojo de la tormenta, miden su presión, la velocidad a la que se mueve, la velocidad de sus vientos, su tamaño y las características del ojo además de las posibilidades de fortalecimiento. También hay modelos de computadora que evalúan todas las opciones posibles del camino que seguirá, aunque eso es relativo porque la tormenta tiene "su propio cerebro" y como los adolescentes, hace lo que le viene en gana; realmente es un fenómeno impredecible, pero por lo menos uno sabe a qué atenerse por que se comunica con alrededor de una semana de anticipación si se espera desarrollo, si viene y pasará por la región o cerca. Por nuestra región acaba de pasar Irene, convirtiéndose en el primer huracán de Categoría I que nos visita durante esta temporada que se extiende todos los años de junio primero a noviembre treinta. Los peores meses o los meses pico para estas tormentas son septiembre y octubre. Esta época no es la mejor para visitar Puerto Rico porque existe la gran posibilidad de que pase un huracán o por lo menos una tormenta. Muchas veces cuando pasa un huracán la gente cancela los viajes que tenía previstos para noviembre y diciembre lo cual ayuda a que localmente se puedan conseguir cruceros a precios increíbles porque de alguna manera las compañías tienen que llenar los barcos. En otra época, sin embargo, no había barcos cruceros y los huracanes pasaban por la Isla, muy casuales y sin avisar. No quiero imaginar lo que debe haber sido la experiencia para esos pobres pobladores y el miedo que deben haber experimentado.

Calle de la Isla Municipio de Vieques y el legado de Irene.
Qué Irene sea el primer huracán que pasa por Puerto Rico no quiere decir que sea la primera tormenta de esta temporada ya que durante este periodo se generaron nueve tormentas siendo Irene, la primera en convertirse en huracán y pisar suelo puertorriqueño. Esto tampoco quiere decir que todas las tormentas o huracanes van a llegar directo a Puerto Rico, algunas nos pasan cerca salpicando un poco de lluvia según su ubicación y otras para nuestro alivio siguen de largo pero no necesariamente hacia a mar abierto. En este momento Irene se ha convertido en huracán dos y está pasando por el norte de la República Dominicana siguiendo su camino atropellado hacia las Bermudas. Desde allí podría afectar la costa de Florida y seguir subiendo hasta las Carolinas donde se encuentra con aguas más frías y se desintegra o bien llegar hasta el Golfo de México y como pasó en el caso de Katrina y podria volver a la Florida nuevamente, cruzarla, salir al Oceano Atlántico y por fin disiparse. Ese no es el rumbo que se ha pronosticado hasta el momento e Irene decidió que iba a seguir por la costa este de los Estados Unidos en todo su explendor y ya como para todo el mundo es sabido, fue la primera vez que la ciudad de Nueva York, famosa por muchas cosas pero también por su sistema colectivo de transportación, se vio obligada a clausurarlo completamente.

 La gente del norte de Estados Unidos no está acostumbrada a que el paso de un huracán ocurra con tanta frecuencia como ocurre en el Caribe así que no está educada y entonces suceden los problemas. Aunque el gobierno actuó rápidamente instaurando los planes de contigencia, ya que hubo un desalojo masivo con horas límites para partir, mucha gente decidió no trasladarse para ninguna parte y eso siempre ocasiona problemas. También estaban los que decidieron marcharse pero no querian ir a un albergue público y planearon irse a un hotel pero no era tan facíl encontrarlo. Cuando la reservación estaba casi lista y sólo había que pagarla, el sistema de Internet de la página del hotel o de la agencia de viajes informaba que la habitación ya le pertenecía a otro huesped y que no había vacantes disponibles es ese hotel. "¿Le gustaría buscar en otro de nuestros hoteles?".... Es frustrante. Aunque no es sólo eso, es la preparación, el miedo: ¿Si dejo mi casa, me robaran?, ¿Encontraré el techo "puesto" sobre la casa a mi regreso o se habrá volado? ¿Encontraré la casa o sólo un terreno inundado?¿Y todos esos árboles, aguantaran o el viento se los llevará de raíz? También hay un factor económico en los preparativos de antes y después de la tormenta. Si no pasa nada será un poco de dinero que de alguna manera se puede recuperar, el problema es sí efectivamente pasa algo como por ejemplo, que un árbol se caiga encima del techo de nuestro auto, o que cuando llegamos a la casa ya no esté o no esté completa o que se inunde toda hasta el techo de lodo y lo peor es que para nada de eso teníamos seguro. Por supuesto, nos queda la vida pero hasta que nos acomodemos nuevamente y nos recuperemos de la tragedia va a pasar mucho tiempo.

¿Cómo se forma un huracán?
Para que se forme un huracán se necesitan tres condiciones básicas:
  • Humedad
  • Calor
  • Circulación de vientos hacia un mismo centro
Un huracán nunca se forma en tierra firme, porque la humedad que necesita solo se consigue sobre los mares y océanos. La temperatura del agua debe ser muy alta para que se logre formar el sistema por lo tanto siempre va a ser durante el verano, de lo contrario no alcanzaría a desarrollarse la zona de baja presión. Al producirse la colisión de los vientos alisios, la rotación terrestre hace que el aire se desplace en dirección contraria a las agujas del reloj. En el hemisferio sur este movimiento sigue la dirección de las agujas del reloj.

Dadas las tres condiciones la formación de los huracanes se inicia cuando el aire húmedo calentado se eleva desde la superficie de los mares tropicales calientes, a manera de corriente ascendente natural. A medida que este aire húmedo va ascendiendo, se enfría y se condensa en forma de lluvia. Esta condensación hace pasar al aire grandes cantidades de calor que incrementan la fuerza de las corrientes ascendentes de la tormenta y avivan la potencia del huracán.




Los vientos giran en espiral alrededor de un eje el cual es una zona de calma (ojo del huracán que está formado por una pared de nubes) y de lluvia ligera, el ojo puede tener un diámetro que alcanza kilómetros. Alrededor del ojo se halla una pared de nubes donde ocurren normalmente los vientos más fuertes y las lluvias más intensas. El huracán mismo puede tener un diámetro entre 124 a 373 millas (300 y 600 Km.). Y una profundidad vertical de 7 a 9 millas (11 a 15 km.)

Areas en el mundo donde se forman los huracanes.  Como se ve para el Area del Caribe las tormentas salen del Africa.
¿Dónde se forman los huracanes?

Los huracanes se forman en el Atlántico medio, cerca de las islas de Cabo Verde, próximo a la costa occidental de África. Los ciclones a su paso por la región del Caribe, con frecuencia azotan algunas de las islas que conforman las Antillas mayores y menores.

Para medir la fuerza y destrucción de los huracanes o tormentas, existe una tabla que mide al fenómeno.

Escala de Vientos de Huracanes Saffir-Simpson:
  • Categoría I: Vientos sostenidos 74 a 95 millas/h (119 a 153 Km/h). Daños: Vientos muy peligrosos, daños menores a los exteriores de las viviendas, derribo de ramas de árboles, árboles pequeños arrancados de raíz, daños grandes al cableado eléctrico y pérdida del suministro eléctrico.
  • Categoría II: Vientos sostenidos de 96 a 110 millas/h (154 a 177 Km/h). Daños: Vientos muy peligrosos que producirán daños grandes a los exteriores de viviendas, árboles arrancados de raíz y bloqueo de calles, pérdida garantizada del suministro eléctrico durante largos periodos de tiempo, días o semanas.
  • Categoría III: Vientos sostenidos de 111 a 130 millas/h (178 a 209 Km/h), muchos árboles arrancados de raíz y muchas calles bloqueadas, disponibilidad de agua y electricidad extremadamente limitada.
  • Categoría IV: Vientos sostenidos de 131 a 155 millas/h (210 a 249 Km/h). Ocurrirán daños catastróficos, pérdida de la estructura de los techos o algunas paredes exteriores, la mayoría de los árboles serán arrancados de raíz y la mayoría del cableado eléctrico será derribado, sectores residenciales aislados debido al amontonamiento de escombros y pérdida de suministro de energía por semanas o meses.
  • Categoría V: Vientos sostenidos desde 155 millas/h (250 Km/h) en adelante, ocurrirán daños catastróficos, sectores residenciales aislados por la caída de árboles y cableado eléctrico, pérdida de suministro eléctrico de semanas o meses y la mayoría de las áreas serán inhabitables.
Marejada Ciclónica
Marejada Ciclónica
Es una bóveda de agua de mar de hasta 20 pies (6 metros) de altura que llega junto con el huracán y puede ser que afecte hasta 99 millas (160 Km), de costa. Las zonas que deben evacuarse se identifican por la posibilidad de que sean inundadas por el agua. En Puerto Rico ésto se agrava porque como el mar sube no permite que los ríos desagüen y ésto produce que las inundaciones sean mayores porque los ríos se salen totalmente de su cauce al chocar con la pared de agua del mar, que impide su salida.

Veamos ahora qué es lo que sucede cuando un ciclón o huracán sale del océano y penetra en tierra firme. Cuando el huracan que venia por el mar toca tierra, se encuentra con la resistencia que ejercen el suelo, la vegetación y las montañas. Esta resistencia hace que los vientos disminuyan un poco la velocidad del huracán. Además el sistema deja de tener la alimentación necesaria de humedad que le proveen las aguas del mar y comienza a disiparse hasta que sale de la tierra. Son malas noticias cuando estando en el mar, la tormenta pierde velocidad o se mantiene estacionaria por un tiempo porque significa que el sistema está ganando fuerza para reorganizarse y al hacerlo podría convertirse en una categoría mayor, es decir si era Tormenta Tropical se puede convertir en Huracán Categoría I y si era Categoría II podría pasar a ser Categoría III. Por lo general la velocidad de traslación de una tormenta está entre las 18 a 20 millas (28 a 32 Km). Si la tormenta queda estacionaria y baja a 15 millas (24 Km) es muy posible que se esté reorganizando y eso siempre es malo.

¿Cómo se nombran los huracanes?
Los meteorólogos empezaron a nombrar los huracanes y tormentas tropicales para permitir facilidad de comunicación entre ellos y el público en general en áreas relacionadas con las previsiones, avisos y peligros. Al darle nombre a los huracanes, hay una reducción en la confusión sobre qué tormenta es la que se está describiendo.

Los nombres permiten una mejor identificación entre los servicios meteorológicos y los usuarios que reciben la información (informes de alerta, información en general), ya que particularizan el fenómeno y de esa manera se conoce a cuál fenómeno se refieren los boletines de alerta.

La experiencia ha demostrado que el uso de nombres de hombres y mujeres en la comunicación escrita y hablada es más corto, más rápido y causa menos errores que cualquier otra identificación de huracanes.
Cada año, se prepara una lista potencial de nombres para la venidera temporada de huracanes. La lista contiene un nombre por cada letra del alfabeto (las letras Q, U, X, Y, Z no se incluyen debido a que pocos nombres empiezan con esas letras). Estas listas son recicladas cada seis años y se reemplazan los nombres cuando el nombre de un huracán ha sido retirado. Los nombres de huracanes muy destructivos se retiran, quedando en los registros históricos, y son sustituidos por otros que inician con la misma letra. Por ejemplo, el huracan Katrina que tantos destrosos causó, fue reemplazado por Katia que ya es huracán pero que por ahora no afectará a la Isla y se cree que seguirá rumbo al Altlántico Norte.

La preparación que "debería ocurrir" 
en cada casa antes de un huracán
Recogiendo agua de manantial.
  • Lo primero se debería hacer es asegurar la casa.
  • En el caso que sea de madera o cemento pero con techo de zinc, se debe asegurar el techo con cables de acero que estén firmemente ajustados al terreno.
  • El huracán no solo produce vientos sino que tiene fuerza de succión, por lo tanto es una buena idea asegurar las ventanas con tormenteras de aluminio o de no haber tiempo, con paneles de madera atornillados al cemento. Debido a la fuerza de succion es muy importante que esos tornillos sean largos de forma que queden bien ajustados en la pared de cemento.
  • Se sigue con el agua potable y la comida. Platos, cubiertos desechables, papel toalla, servilletas, toallas sanitarias, bolsas de basura. Una buena idea es llenar las bañeras con agua y comprar botes de basura (zafacones) o recipientes plásticos grandes para almacenar y llenarlos de agua para descargar los baños. También llenar bidones con agua potable de 1 galón (3.5 litros) de agua por persona, por día y otros más para higiene personal. Se debe tener en cuenta la comida y agua para las mascotas y acondicionar un lugar en la casa para que puedan estar adentro durante la tormenta.
  • Todos los alimentos que se compren deben ser no perecederos y deben durar por lo menos para una semana, (latas,conservas, arroz, pasta, salsa, etc.) una de las primeras cosas que se va es la luz y con el tiempo el agua porque no hay forma de bombearla si no hay electricidad. También se debe cargar el tanque de los autos con gasolina porque sin electricidad las bombas de las estaciones de servicio no funcionan a menos que tengan su propio generador.
  • Otras cosas a comprar son toallitas húmedas o gel antibacterial y medicamentos recetados. Una buena idea es un botiquin de primeros auxilios. Tener a la mano dinero en efectivo ya que si no hay luz los cajeros automáticos no van a funcionar, guardar documentos importantes en bolsas a prueba de agua y tenerlos listos para llevar. Cargar todos los aparatos eléctricos, incluidos celulares y computadoras y usarlos únicamente en caso de emergencia. Se aconseja que para no congestionar las líneas se envien mensajes de texto y de esta manera también  se consume menos la batería del equipo.
  • El blanqueador de cloro de uso doméstico y un gotero pueden servir cuando se duda de la calidad del agua, si se diluyen nueve partes de agua por una parte de blanqueador, éste puede usarse como desinfectante. O en caso de emergencia, se puede usar para purificar el agua: utilizando 16 gotas de blanqueador líquido, de uso doméstico normal, por galón de agua (3.5 litros).
  • Si no hay luz no hay forma de mantenerse informado por lo tanto hay que comprar baterías en abundancia para linternas y para radios para estar conectado con el mundo exterior. Cuando llega el huracán se deberían tener todas las ventanas cerradas, no salir cuando se siente calma y tranquilidad porque es posible que sea el ojo del huracán lo que está pasando por encima nuestro. Esto puede durar aproximadamente entre 45 minutos a una hora y da la impresión que todo acabó. Sale el sol y dan ganas de salir a curiosear. Sin embargo ésto es muy peligroso porque todavía falta la parte de atrás de la tormenta que no llegó. En Puerto Rico, a esa parte de la tormenta le dicen "el virazón" porque los vientos giran al revés.
  • Se deben sacar todos los escombros o materiales sueltos del jardín porque al volar con el viento se convierten en proyectiles peligrosos. Así mismo si se tienen muebles exteriores se deben almacenar adentro de la vivienda hasta que pase la tormenta, incluyendo las decoraciones y cualquier cosa que no esté bien asegurada.
  • Los autos se deberían guardar bajo techo pero si no existe esa posibilidad no se pueden estacionar debajo de un poste de luz o de un árbol ya que posiblemente le van a caer encima.
  • Desconectar los servicios públicos según las instrucciones. Durante el día pronosticado para que pase la tormenta, se debe girar el termostato del refrigerador a su posición más fría y mantener cerradas sus puertas.
  • Cerrar los tanques de gas propano.
  • Durante la tormenta se sienten árboles que explotan, el ulular del viento, la lluvia arreciando contra las ventanas y la verdad que no es una sensación muy agradable. Aunque uno no esté bajo ningun riesgo da un poco de miedo, lo que será para las personas que se les vuela el techo durante la tormenta, se les moja todo y se les dañan todas sus pertenencias. Viviendo frente al mar debe ser mucho peor, no sólo por el riesgo a las inundaciones que es grande, sino por que el ruido debe ser aterrorizante . Sin embargo, siempre hay gente sumamente irresponsable que no hacen caso a las autoridades. Hay personas que viven en sus embarcaciones y que sabiendo de la inminente tormenta y lo bravo que se pone el mar, se queda dentro de la embarcación que lo puede llevar a la muerte segura y como si eso fuera poco pone en riesgo la vida de los rescatistas.
  • Reforzar las puertas del garaje. Si el viento entra en un garaje, puede causar daños estructurales peligrosos y costosos.
¿No hace falta una explicación, verdad? 


Sí se sabe que el área es inundable es mejor tenerlo todo preparado para irse a un refugio. Mucha gente no quiere abandonar su casa por miedo a que le roben o le vandalicen la propiedad poniéndose no solo ellos en riesgo si no a las personas que luego tienen que venir a prestar ayuda.

Los puertorriqueños por lo general somos procrastinadores por excelencia, menos mal que a mí esa mala costumbre todavía no se me pegó, del todo... Todo el mundo se deja estar en todo para lo último y no discrimina con el tipo de actividad, puede ser la preparación para un huracán como ir a comprar tickets para ver un espectáculo, como llegar a tarde a una reunión. No importa qué, siempre todo se deja para después. Eso explica las hormigueros de personas que se forman en los supermercados a último momento, también en las ferreterías y en las gasolineras. Todo eso se podría evitar fácilmente porque se sabe cuándo comienza la temporada. Con sólo comprar poco a poco algunas cositas cada vez que se va al supermercado, se evitaría todo este problema pero la gente no aprende y lo deja todo para el final y después se queja del sufrimiento de las filas interminables. Además, "Seguro que no viene". Estoy de acuerdo que muchas veces los huracanes se han desviado pero es como la ruleta rusa, uno no sabe que bala va a salir en cuál momento. Las filas no acaban en el supermercado y las ferreterias, también hay un tapón bestial en las calles, todos están desesperados por llegar a algún lado, no se consigue estacionamiento en ningun sitio y comienza la tensión.

Sin embargo, entre ese lío de gente que hay se pueden ver cosas increibles. Como por ejemplo uno se pregunta cómo mientras la mayoría compra comida y agua embotellada al por mayor en Sam's Club o Costco (hipermercados) algunos llevan televisores. Otros grandes cantidades de bebidas alcohólicas y otros más, productos perecederos que a menos que los cocinen inmediatamente no se sabe cómo los van a mantener fríos. Otro artículo sumamente importante y que se agota rápidamente cuando anuncian la tormenta es el hielo. El hielo sirve para conservar bebidas frías y alimentos en neveritas o heladeras de playa, además el gobierno decreta una ley seca e inmediatamente los alimentos y todo lo relacionado con la emergencia como velas, fosfóros, estufas o cocinas de gas, gasolina, madera, tornillos, etc., tienen el precio controlado y hay inspectores del Departamento de Asuntos al Consumidor (DACO) que se encargan de que las reglas se cumplan y por lo general unos cuantos comerciantes se llevan una "buena" multa, alrededor de $10.000, si se encuentra que está en infracción.  Lo ideal sería tener una cisterna para almacenar agua y un generador eléctrico para no quedarse sin luz pero para muchas personas esa no es una posibilidad. Como quiera en una verdadera emergencia y aunque nadie lo dice, se sabe que las cuadrillas de la Autoridad de Energía Eléctrica son "despachadas" al aerea metropolitana y pueblos aledaños a San Juan. Cuando uno vive en "la isla" tiene que esperar. Por otro lado, si no se gasta el combustible con mesura de una planta generadora de electricidad y hicieron las provisiones oportunas no solo se quedarían sin energia si no sin agua ya que la cisterna no funcionaria tampoco. En fin, mientras todo está bien no hay problemas, el problema es cuando  de verdad pasa el huracán.

Desavastesimiento de agua en supermercado de Nueva York.
Además, hay problemas de suministro de agua debido a los fallos de electricidad porque los sistemas de bombeo funcionan con energía eléctrica. De nueve tormentas que se desarrollaron durante esta temporada en las Islas de Cabo Verde, sólo una de ellas se convirtió en huracán. El huracán Irene azotó a la Isla sin ningún tipo de consideración y en contra de todos los pronósticos, al igual que lo hacen todas las tormentas y depresiones tropicales. No importa lo que diga el radar, tampoco importan los modelos computadorizados, ni los estudios meteorólogicos, nunca se sabe hasta último momento cual será el rumbo que va a tomar, tampoco si de verdad va a llegar y si llega por dónde va a entrar o a salir.


La gente se molesta muchas veces con el gobierno, no importa cuál esté de turno, siempre hay que echarle la culpa a alguien de todo lo que se compró en los preparativos y luego no se usó, pero también hay que entender que las tormentas son impredecibles y si cambian de rumbo no hay ningún problema, pero si no lo hacen también se quejarían porque "el gobierno es muy irresponsable al no haber tomado las medidas necesasarias por la seguridad del ciudadano". La gente en ese momento, no repararía mucho en el costo de lo que le cuesta al gobierno cada vez que manda a los empleados a su casa ni tampoco cuánto cuesta  la activación de la Guardia Nacional y de todos los sistemas de emergencia.

En el caso de Irene y su entrada a Puerto Rico se puede decir que hizo algunos destrozos significativos porque entró a la Isla como huracán categoría I. Se esperaba que dejara a su paso diez pulgadas (25 cm.) de agua, pero dejó 17 (44 cm.). Sumado a ésto  se tuvieron que abrir las compuertas de algunas represas, lo que generó aún más inundaciones de las que ya se tenían previstas porque muchos ríos ya estaban salidos de su cauce. Sin embargo, la mayoría de lo que estoy describiendo pasó después de que Irene pasara sobre Puerto Rico. Mucha gente tuvo que esperar en los techos de sus casas para ser rescatados porque el agua llegaba a seis pies (2 metros del piso), lo curioso es que Irene ya estaba tocando a la República Dominicana. O sea que todas las inundaciones mayores ocurrieron durante el segundo y tercer día con una lluvia continua y por momentos muy fuerte. A todo esto se suman calles intransitables por los árboles que quedaron sobre las carreteras, aunque las cuadrillas trabajaron rápidamente y mucha gente ayudó, o postes de tendido eléctrico abatidos por los vientos, etc. El desmoronamiento de taludes que el agua convierte en un fango pesado y va socabando las estructuras, como casas y carreteras provocó "crateres" y algunas comunidades quedaron incomunicadas por un tiempo. Irene afectó realmente el sureste de la Isla que fue por donde entró su ojo (el pueblo de Maunabo), la Zona Metro y los pueblos ubicados al noroeste ya que salió por el pueblo de Quebradillas, (atravesó la isla en diagonal) pero se suponía que el huracán iba a pasar sobre todo nuestro territorio, de Este a Oeste. Como ocurre con estos eventos hizo quedar mal a todos los meteorólogos porque a última hora decidió hacer lo que le pareció como siempre lo hace la naturaleza. Hay que agradecerle a Irene que no se llevó ninguna vida enredada en su alborotado caminar.

Antes de despedirme, quiero comentar algo que me parece sumamente absurdo.  He escuchado en repetidas ocasiones a personas, inclusive alcaldes decir: "Somos bendecidos, Dios no quiso que el huracán pasara por aquí", y yo pregunto ¿Dios es tan malo que no bendijo a todos los pueblos por donde la tormenta hizó y hará estragos; a la República Dominicana y a las Bermudas, a Estados Unidos (a lo mejor ese es el pensamiento de Hugo Chávez) y a todos los lugares donde Irene visite?  Piensen por favor... antes de hablar disparates.
video

En la Republica Dominica y en Las Bermudas hizo estragos tambien.  En Estados Unidos comenzo desde la  Florida hacia el norte, paso por las Carolinas, por Washington, New York, Boston y finalmente fue disminuyendo su categoria hasta que se desbarató. Este interesante video que es una simulación de la NOAA, por su siglas en inglés (National Oceanic and Atmospheric Administration), para que puedan ver a Irene desde su formación en las costas de las Islas de Cabo Verde en Africa hasta la trayectoria que finalmente tomó antes de deshacerse. !Japi Bloguin!

Referencias:
http://www.listo.gov
http://www.endi.com
http://www.fema.gov
http://www.noaa.gov
Mi propia experiencia



No hay comentarios:

Publicar un comentario